Entrevista a Mateo Feijoó

naves-del-matadero.jpg

Aun recuerdo cuando se crearon las Naves de Matadero. Matadero empezó justo cuando yo estaba empezando mis veinte y rehabilitaron la primera parte. Recuerdo las ediciones de CUE. Y recuerdo cómo gustó que hubiera un espacio más en Madrid destinado a las Artes Escénicas, bueno, al teatro. Y así había una programación “moderna” pero dentro siempre de unos cánones. También recuerdo el gran revuelo con el que se acogió el cambio a un centro dedicado a las Artes Vivas. ¿Vivas? ¿eso qué es? Todo mi círculo dedicado a hacer teatro llenó los muros de las redes sociales con la desesperación de perder otro sitio al que poder enviar el dossier de su último espectáculo. Yo, que vengo de las Bellas Artes, siempre me he sentido en tierra de nadie. En el arte intrusa, porque no te dedicas a lo clásico: pintura, escultura, etc. Y en el teatro doble intrusa: porque ¿cuántos años llevas tú en esto? ¿Con qué maestros has estudiado? Ah, claro, viniendo de Bellas Artes.. escenografía ¿no? Y sí, señores, así nos luce el pelo en este país y en concreto en esta ciudad. Así que a mí, aún con toda la controversia, me pareceían bien estas artes vivas.

Después, sin seguir mucho el caso, y sin poder hablarlo en ciertos círculos, escuché alguna declaración polémica que no entendí y no me gustó demasiado. Pero puse mi juicio en suspenso y no le dediqué excesivo trabajo intelectual al asunto. Fue cuando hace unas semanas tuve la oportunidad de entrevistar al responsable de todo esto, Mateo Feijoó. Debo confesar mi escepticismo y mi cansancio ese día por cuestiones que no vienen a cuento.

Llegué a la oficina de las Naves y Mateo me esperaba vestido todo de negro y también parecía tener cansancio acumulado. Empezamos la entrevista de forma sencilla. Hablamos de lo que ha supuesto el trabajo hasta ahora. Me cuenta que lo artístico es lo que le mantiene a flote y que la administración se encuentra en un colapso que no se adecua a los tiempos que corren. De la vinculación que en cualquier caso existe entre arte y política y que, en la mayoría de los casos, va en detrimento de la creación artísitica y sobre todo, del artista.

Me señala los problemas que atraviesan las instituciones, lo precario de muchos equipos, incluido el suyo, que trabaja a destajo por sacar a delante un proyecto en el que haría falta más capital humano.

“Habito una esquizofrenia desde que he llegado aquí. Entre el placer y el deseo que me da lo artístico. Y el desencanto constante y el esfuerzo que me da el trabajo con la Administración.”

En el futuro, Feijoó habla de, allá donde se encuentre, hacer las cosas con honestidad, seleccionando los proyectos que considera interesantes y sabiendo el valor y la satisfacción que tiene el hacer las cosas como se piensa que deben ser hechas.

Hablando de cuestiones puramente artísiticas, ve la importancia de la vinculación entre el arte y la sociedad. Ese arte que se usa como pretexto apra hacernos reflexionar, para quizás, en algunos casos, llevarnos a la acción. No cree en el arte que se encierra en sí mismo.

“Vivimos en un momento en el cual es necesario activar en pensamiento crítico. Y el arte puede servir para esto. Puede ser ese pretexto. La verdad es que el arte no va a cambiar el mundo. Si no, ya lo habría hecho. Pero sí que puede tener esa finalidad.”

Hablamos del neoliberalismo y del poder del dinero y como se nos compra la vida y el tiempo apra comprar cochecasaperro y todo esto deberá colapsar en algún momento. Feijoó tiene claro que estamos al final de la etapa postmoderna. Todo este clima, unida a la crisis, afecta a las instituciones. Pero no todo está perdido, no es una cuestión de dinero, se pueden hacer cosas, y se hacen. Pero siempre con grandes esfuerzos. Feijoó piensa que es un momento perfecto para crear alizanas  nuevos modos de pensamiento, para el cruce de éstos. El arte escénico necesita aire, necesita encontrar nuevos modos de pensamiento que renueven lo que consideramos arte escénico.

“No son hábiles nuestros políticos en ver el valor de lo intangible. Tienen una mirada cortoplacista y puesta en lo numérico.”

Madrid como ciudad en la que nos encontramos con varios tipos de artistas. Aquellos que se sitúan cerca de la institución y una gran variedad de creadores que no llegan a las oportunidades de hacer crecer su trabajo. Otra asignatura pendiente es la de los que se han quedado y los que se han ido. La institución no ha generado ese diálogo entre los que se quedaron y los que se fueron. No hay una confrontación real entre ellos. Hay una brecha muy grande.

“Yo creo que España tiene todavía pendiente institucionalizar a sus artistas que han emigrado.”

Las estructuras públicas están demasiado sujetas a lo político y este tipo de gestión no permite generar programas con una excesiva perspectiva, ni tan siquiera contar con la libertad artística que la creación requiere.

En cuanto a la programación en Matadero, en las Naves, Feijoó señala cómo él eleige una línea dramtúrgica que le permita articular la temporada. Este año la elección ha sido el espacio, como éste influye en la creación. Y nos habla de un proyecto que podremos ver dentro de unos meses, “Habitar el aire” Santiago Cirugeda contruyendo una casa con material reciclado, un espacio de 45 metros cuadrados, que será habitada por artistas, funcionará como una instalación que el público puede visitar. Pero esta pieza se convertirá en una pequeña biblioteca y además se convertirá en sede social de un colectivo de trabajo social de Madrid.

“Lo fácil que es construir una casa dentro del espacio artístico y lo deifícil que es llevarla al mundo real a nivel de permisos y burocracia.”

A Feijoó le interesan los proyectos que adquieren un recorrido, que más allá de lo artístico, llegan a tocar otros ámbitos como el de lo social y lo artístico. Y así es como se funden el arte y la vida.

Y larga vida a este equipo de siete personas que se están dejando la piel en algo en lo que creen y por lo que luchar cada mañana que se levantan. Esperemos que desde el propio arte sepamos admirar, o al menos mirar, más allá de nuestras narices. Y que consigamos romper las estructuras establecidas para crear un Madrid acorde a los tiempos y que podemos situar en el mapa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s