Jerusalém, la sugerente obra de Jez Butterworth y dirigida por Julio Manrique que embelesa al público

Por Belén Mejías

 

cartel-jerusalem-ficha-web

El espacio nos invade antes de empezar la acción introduciéndonos de este modo en el ambiente de la obra desde el inicio; de igual manera entra Phaedra en escena sin que se apaguen las luces del patio de butacas. Phaedra será el personaje encargado de las transiciones y el actante que origina el conflicto final; un final trágico que no nos evoca tristeza, si no que por el contrario es inspirador por la incansable lucha de Byron “El Gallo”. Los tres elementos más destacables de esta propuesta son el texto, los personajes y la puesta en escena. Un texto inspirado en el salmo de Sir Hubert Perry escrito en 1916 a partir de unos versos de William Blake con unos personajes realistas con los que nos 

sentimos identificados desde que se nos presentan. Éstos, con ayuda del espacio lumínico y sonoro, son los encargados de crear las diferentes atmósferas. Además, son los responsables de que no nos agote una escenografía fija de espacio único que no sufre destacables modificaciones; esto es gracias al dinamismo de los personajes y a las continuas microacciones que crean diferentes focos de atención dentro de un caos ordenado. Cabe destacar la interpretación de Pere Arquillué en el papel de “El Gallo”. Un personaje imposible de encasillar en una palabra; es un maestro de ceremonias, un cuentacuentos, un adicto, un rebelde, un camello, un cómico, un poeta que cautiva al espectador y que bien podría recordarnos a personajes como “El Nota” del Gran Lebowski; y es que se trata de una propuesta muy cinematográfica. Una propuesta que nos divierte y a la vez nos hace reflexionar. Nos divierte por su tono jocoso y por las fiestas que suceden en la caravana de Byron, en las que todo parece posible; y por otra parte aparece la necesidad humana de sentirnos en comunidad, haciéndonos reflexionar acerca de lo fugaz de la vida, animándonos a luchar. Se podría definir en pocas palabras como una oda a la vida pese a sus contrariedades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s